La existencia de Dios

En el vientre de una madre había dos bebés. Uno de ellos le preguntó al otro:

¿Tu crees en la vida después del parto?

El segundo respondió:
Claro que sí. Tiene que haber algo después del parto. Tal vez estemos aquí para prepararnos para lo que vendrá más tarde.

Tonterías -dice el primero- No hay vida después del parto. ¿Qué clase de vida sería esa?

El segundo dice:
No lo sé, pero habrá más luz que la que hay aquí. Tal vez podremos caminar con nuestras propias piernas y comer con nuestras bocas. Tal vez tendremos otros sentidos que ahora no podemos entender.

El primero contesta:
Eso es un absurdo. Caminar es imposible. ¿Y comer con la boca? ¡Ridículo! El cordón umbilical nos nutre y nos da todo lo que necesitamos. El cordón umbilical es demasiado corto y la vida después del parto es imposible.

El segundo insistió:
Bueno, yo pienso que hay algo y tal vez sea diferente a lo que hay aquí. Tal vez ya no necesitemos de este tubo físico para vivir.

El primero contestó:
Tonterías. Además, de haber realmente vida después del parto, entonces ¿porqué nadie jamás regresó de ella? El parto es el fin de la
vida y en el post parto no hay nada más allá de lo oscuro, silencio y olvido.

Bueno yo no sé -dice el segundo- pero seguro que vamos a encontrarnos con Mamá y ella, que es todo amor, nos cuidará.

El primero respondió:
¿Mamá? Pero tú crees realmente en Mamá. Eso es ridículo. Si Mamá existiese, entonces la veríamos. ¿Dónde está ella ahora?

El segundo dice:
Ella está a nuestro alrededor. Estamos cercados por ella. Nosotros somos de ella. Es en ella que vivimos. Sin ella, este mundo nuestro no sería, no podría existir.

Dice el primero:
Bueno Yo no puedo verla, luego es lógico pensar que ella no existe.

El segundo replica:
A veces, cuando tu estas en silencio, si te concentras y realmente escuchas, tu podrías percibir su presencia y oír su voz amorosa allá arriba.

Así es como el escritor Húngaro Útmutató un Léleknek explicó la existencia de Dios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*